CINEMATECA
"El Doctor Tangalanga, primero conocido como Tarufeti, fue el seudónimo del más grande bromista del mundo telefónico. Su verdadero nombre era Julio Victorio De Rissio y al igual que Jorge Luis Borges o Astor Piazzola, don Julio fue único en su género. Él fue el primero en hacer originales bromas por teléfono y al mismo tiempo grabarlas en cassettes. Por esos caprichos que tiene el azar, esos cassettes comenzaron a circular entre amigos y así fue comenzando un fenómeno que al principio se caracterizó por ser clandestino. Esas cintas nos marcaron a punto tal que no sólo adquirimos expresiones propias del Doctor, sino también su particular forma humorística de ver la vida. Lo bueno es que en la medida en que me fui relacionando con otras personas, me di cuenta de que no era el único que estaba preso de tan insólita obsesión. Había muchos otros a los que le pasaba lo mismo que a mí. En aquel entonces, cuando escuchaba esos cassettes, como todos, quería conocerlo al Doctor. En aquel entonces, el líder de nuestra secta se llamaba Tarufetti. Pero también como muchos, quería conocer a esos seres anónimos: las víctimas. Quería saber dónde vivían, cómo vivían. En su momento no me animé a rastrearlas. Pero ya se sabe que la obsesión es más fuerte que el amor. Y tarde o temprano viene por vos. Es por eso que después de casi treinta años, acorralado por la asignatura pendiente, me decidí y salí a buscarlas. Necesito cerrar una historia personal que estoy seguro, es también la de muchos. Necesito ponerle cara a esa silueta anónima para conocer el otro lado del cassette".
"El Doctor Tangalanga, primero conocido como Tarufeti, fue el seudónimo del más grande bromista del mundo telefónico. Su verdadero nombre era Julio Victorio De Rissio y al igual que Jorge Luis Borges o Astor Piazzola, don Julio fue único en su género. Él fue el primero en hacer originales bromas por teléfono y al mismo tiempo grabarlas en cassettes. Por esos caprichos que tiene el azar, esos cassettes comenzaron a circular entre amigos y así fue comenzando un fenómeno que al principio se caracterizó por ser clandestino, similar a lo que ocurrió con los cassettes del General Perón. Es por eso (y por otros motivos que a mí me exceden) que ambas generaciones somos tan distintas. Porque la generación del setenta, se crió escuchando los cassettes clandestinos de Perón. Y nosotros, la generación del ochenta. nos criamos escuchando los cassettes clandestinos de Tangalanga. Esas cintas nos marcaron a punto tal que no sólo adquirimos expresiones propias del Doctor, sino también su particular forma humorística de ver la vida. Mi obsesión por esos cassettes me llevaron a querer conocer a las personas que en su momento cayeron en la trampa del "gran cargador". Debe ser por eso que después de casi treinta años sigo buscando víctimas. Para conocerlas. Para cerrar una historia personal que es también la de muchos. Para saber qué les pasó ese día y si siguen enojadas con el Doctor. Necesito ponerle cara a esa silueta anónima y completar el lado B del cassette".
De los creadores de "La Cruz y el Puñal" viene la historia verídica de un puertorriqueño esclavizado por las pandillas y las drogas en las calles de Nueva York en 1962. ¿Podrá la oración de una madre rescatar la vida de su hijo?
James McAvoy y Daniel Radcliffe protagonizan un cuento legendario con un toque dinámico y emocionante. El Científico radical Víctor Frankenstein (James McAvoy) y su igualmente brillante protegido Igor Strausman (Daniel Radcliffe) comparten una visión noble de ayudar a la humanidad a través de su investigación pionera sobre la inmortalidad. Pero los experimentos de Víctor van demasiado lejos, y su obsesión tiene consecuencias terribles. Sólo Igor puede traer a su amigo desde el borde de la locura y salvarlo de su monstruosa creación
Rodada en un único plano secuencia, el film tiene como escenario el famoso barrio berlinés de Kreuzberg. Durante 2 horas, la cámara es testigo de todo lo que le pasa a Victoria, una joven española residente en Berlín. En ese periodo de tiempo conocerá a cuatro jóvenes para los que la noche sólo acaba de empezar y tendrán lugar una serie de acontecimientos que provocarán un giro total en su vida.
Algunos animales se están volviendo locos. Es lo primero que aprende el hijo pródigo cuando regresa a la enrarecida hacienda familiar en medio del campo. Durante una sequía bíblica que asola a un pueblo perdido en Santiago del Estero, y después de sobrevivir a una guerra mística librada en medio del desierto, el hijo no tarda en darse cuenta de que no son solo las mascotas y el ganado los que trastornan el orden de la hacienda, sino que son los humanos los que han quedado irremediablemente a merced de sus impulsos más salvajes
Madrugada: Cuzco, Freddy y Lupin son hechados de una pizzería en la estación Barracas, en la ciudad de Buenos Aires, mientras intentaban ver desde afuera, en la televisión del lugar, la apertura del mundial de futbol Korea Japón 2002. Volviendo a la villa, toman conciencia que se acerca el partido Argentina-Nigeria y que tienen que conseguir un televisor. Todo el barrio está convulsionado. Luego de intentar sacar una imagen como la gente de un viejo televisor "National" que consiguió Cuzco, terminan peleándose entre los 3 y allí en medio de la discusión surge un pacto: ver el partido en el mejor televisor de cualquier manera y a cualquier precio.
Villegas se trata de la historia de dos primos que son de General Villegas y habla sobre las generacionesde jóvenes que hacen su camino y se van a estudiar, pero con el avance del tiempo atraviesan la disyuntiva de seguir con el camino profesional elegido o hacerse cargo de lo que tiene la familia porque son los próximos en asumir la posta.
En Vino para robar Sebastián y Natalia son dos ladrones profesionales que van tras los pasos de una única y valiosa botella de Malbec de Burdeos guardada celosamente en la bóveda de un banco de Mendoza. Este plan los lleva a descubrir aspectos ocultos de cada uno y un nuevo placer: el vino.
Desde la carpa que levantó en La Reina, Violeta Parra es visitada por sus sueños, vivencias e ilusiones. Está viva, pero quizás está muerta, eso abre una gran expectativa en la que nos vamos enterando poco a poco de sus secretos, miedos, frustraciones y alegrías. No sólo está presente su obra múltiple sino que, sus amantes, sus recuerdos, sus esperanzas, sus logros quedan suspendidos en un recorrido apasionado por la vida de Violeta Parra, con los personajes que la hicieron llorar, reír y soñar.